DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

CELEBRACIÓN LITÚRGICA

“Con el Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, la Iglesia entra en el misterio de su Señor crucificado, sepultado y resucitado, el cual entrando en Jerusalén dio un anuncio profético de su poder. Contienen a la vez el presagio de su triunfo real de Cristo y el anuncio de su Pasión. Los cristianos llevan ramos en sus manos como signo de que Cristo, muriendo en la cruz, triunfó como Rey”.

                                                                                                  Ceremonial de los Obispos, n. 263

Domingo de RamosLa liturgia del día nos presenta a Jesús en su entrada en Jerusalén, aclamado como Hijo de David y Rey de los judíos, según la idea de Mesías que esperaba el pueblo de Israel. El Señor entra en la Jerusalén de este mundo como profecía de su entrada en la Jerusalén definitiva del reino eterno.

Junto a esta imagen se nos presenta también -en la lectura de la Pasión- a Cristo como Mesías espiritual, libertador de la opresión del pecado y de la muerte.

A través de los ritos de la celebración, Jesús invita hoy nuevamente al pueblo congregado a que le siga en su camino hacia la victoria pascual (las palmas simbolizan bien esta victoria) aunque para ello sea necesario el camino de la cruz.
Procesió Ramos
La celebración de este día nos sirve de pórtico para la Semana Santa que hoy comienza: Cristo triunfante se encamina a la Muerte por nosotros.

La celebración litúrgica tiene de dos partes: la conmemoración de la entrada mesiánica del Señor en Jerusalén -con la procesión de los Ramos- y la Santa Misa -con la solemne proclamación de la Pasión- que es memorial de la Muerte y Resurrección de Cristo.
bendición ramos
Conmemoración de la entrada del Señor en Jerusalén. Procesión.

El Pueblo cristiano, junto con el sacerdote y los demás ministros, se congrega en la puerta de la Iglesia; allí tiene lugar la bendición de los Ramos que los fieles tienen en sus manos.

¡Hosanna al Hijo de David,
bendito el que viene en nombre del Señor,
el Rey de Israel.
Hosanna en el cielo!

entrada triunfal
El sacerdote saluda al pueblo como de costumbre, y seguidamente hace una breve monición en la que invita a los fieles a participar en la celebración. Después dice la Oración de bendición y rocía los ramos con agua bendita.

El diácono o el mismo sacerdote proclama el evangelio de la entrada del Señor. “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”.

Ciclo B: Marcos 11, 1-10 o Jn 12, 12-16

A continuación comienza la Procesión por el recorrido de costumbre, para ingresar al templo. Los fieles entonan cantos.

Como la muchedumbre que
aclamaba a Jesús,
acompañemos también nosotros
con júbilo al Señor.

Santa Misa

Después de la procesión, en la Iglesia, empieza la celebración de la Santa Misa, omitido el acto penitencial y el Señor ten piedad, el sacerdote dice la Oración colecta.
MisaDomingoRamos
Sigue la liturgia de la palabra.

Is 50, 4-7: No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado.
Sal. 21: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Filp 2, 6-11: Se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo.

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.
Ciclo B: Mc 14,1-15,47. Llevaron a Jesús al Gólgota y lo crucificaron. Jesús, dando un fuerte grito, expiró.

La misa sigue de manera acostumbrada.

Misa Ramos

Anuncios

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS -1 DE ENERO-

Santa María 1La Solemnidad de Santa María Madre de Dios es la primer Fiesta Mariana que apareció en la Iglesia Occidental, su celebración se comenzó a dar en Roma hacia el siglo VI, probablemente junto con la dedicación –el 1º de enero– del templo “Santa María Antigua” en el Foro Romano, una de las primeras iglesias marianas de Roma.

La antigüedad de la celebración mariana se constata en las pinturas con el nombre de
  • “María, Madre de Dios” (Theotókos) que han sido encontradas en las Catacumbas o antiquísimos subterráneos que están cavados debajo de la ciudad de Roma, donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Misa en tiempos de las persecuciones.
DolorosaMás adelante, el rito romano celebraba el 1º de enero la octava de Navidad, conmemorando la circuncisión del Niño Jesús. Tras desaparecer la antigua fiesta mariana, en 1931, el Papa Pío XI, con ocasión del XV centenario del concilio de Éfeso (431), instituyó la Fiesta Mariana para el 11 de octubre, en recuerdo de este Concilio, en el que se proclamó solemnemente a Santa María como verdadera Madre de Cristo, que es verdadero Hijo de Dios.
En la última reforma del calendario –luego del Concilio Vaticano II
  • Se trasladó la fiesta al 1 de enero, con la máxima categoría litúrgica, de solemnidad, y con título de Santa María, Madre de Dios.

María 11Ante ello, se reunieron los 200 obispos del mundo en Éfeso –la ciudad donde la Santísima Virgen pasó sus últimos años– e iluminados por el Espíritu Santo declararon:

  • “La Virgen María sí es Madre de Dios porque su Hijo, Cristo, es Dios”. 

María 5Y acompañados por todo el gentío de la ciudad que los rodeaba portando antorchas encendidas, hicieron una gran procesión cantando:

  • “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”.

La Octava de Navidad

OCTAVA DE NAVIDAD

Después de la Natividad del Señor, la Octava se ordena de la siguiente manera:

Natividad del Señor

El 26 de diciembre se recuerda a San Esteban, el protomártir, que dio la vida por anunciar a Cristo. Su vida podemos encontrarla en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

SAN-ESTEBANEl 27 de diciembre se conmemora a discípulo amado, a San Juan, quien anunció desde su vivencia de fe que Dios es Amor. Para conocer su vida, pensamiento y apostolado podemos leer el Evangelio según San Juan y sus tres cartas apostólicas.

San Juan, EvangelistaLos Santos Inocentes, el 28 de diciembre, celebra la memoria de los niños a los que mató el ciego furor de Herodes por causa de Jesús, se puede ver en el Evangelio según San Mateo. La tradición litúrgica los llama “Santos Inocentes” y los considera mártires. La Iglesia recuerda este día la innumerable multitud de niños no nacidos y asesinados al amparo de las leyes que permiten el aborto.santos_inocentesEl segundo domingo de Navidad, la Iglesia celebra a la Sagrada Familia. Nos dice el Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia: “El recuerdo de José, de María y del niño Jesús, que se dirigen a Jerusalén, como toda familia hebrea observante, para realizar los ritos de la Pascua, animará a que toda la familia acepte la invitación a participar unida, ese día, en la Eucaristía.”Sagrada FamiliaPor último, el 1° de enero se celebra a María Madre de Dios. Y con esta Solemnidad termina la octava de Navidad.santa maría

Estas son las fiestas principales de la octava, aunque existen dos memorias que se pueden celebrar libremente. El 29 de diciembre, a Santo Tomás Becket, obispo y mártir nacido en Londres. Y el 31, a San Silvestre I, papa del siglo IV, que gobernó a la Iglesia bajo el reinado de Constantino el Grande.

El tiempo de Navidad no acaba el 1° de enero, sino que va hasta el lunes después del Bautismo del Señor Jesús.

ORIGEN DE LA MISA DE MEDIANOCHE DE NAVIDAD

¿Por qué se llama ‘Misa del Gallo’ a la misa celebrada en Nochebuena del 24 de diciembre?

Dentro de todos los acontecimientos religiosos que se celebran durante la época navideña encontramos la popular “Misa del Gallo” (o Misa de Gallo), que tiene lugar a las 12 de la noche del día de Nochebuena, el 24 de diciembre, es decir justo al comenzar el día de Navidad.nacimiento

La mayoría de los historiadores y voces más autorizadas en el tema litúrgico señalan, como origen a esta tradicional conmemoración religiosa del nacimiento de Jesús, al Papa Sixto III quien, en el siglo V, instauró la costumbre de celebrar una misa de vigilia nocturna en la medianoche del día de celebración del nacimiento del Mesías, tras la entrada al nuevo día (Navidad), en el “ad galli cantus” (al canto del gallo) .

El “ad galli cantus” se refería al momento en el que empieza el nuevo día y que, según las antiguas tradiciones romanas, éste comenzaba en la medianoche en el canto del gallo.

Natividad del SeñorPero, como no todas las fuentes están de acuerdo con este origen, hay quien lo coloca en una antiquísima fábula que cuenta que durante el nacimiento de Jesús había un gallo en el establo, el cual fue el primer ser vivo  testimonio de tal acontecimiento y el encargado de pregonarlo, primero a la mula y al buey, después a los pastores y sus ovejas y por último a las gentes que vivían en los alrededores y, por tanto, la venida al mundo del Mesías fue anunciada  “ad galli cantus”, es decir, al canto del gallo.

Otra teoría, poco documentada y que carece de bastante credibilidad, sostiene que el nombre se debe a que, antiguamente, en algunos países el menú de la cena de Nochebuena estaba compuesto por un gallo asado.nacimiento2

También hay quien asegura que el origen del nombre de la Misa del Gallo tiene su origen en la celebración de esa misma en la Basílica de S. Petrum in Gallicantum (San Pedro en Gallicantu) en Jerusalén.  Esta iglesia tomó su nombre del episodio evangélico que relataba como Jesús advirtió a Pedro que éste le negaría tres veces antes de que el gallo cantase.

Aunque es de arraigada costumbre celebrarla a medianoche, en algunas ocasiones el horario de la Misa se adapta a las necesidades de la comunidad y puede adelantarse, el caso más señalado es el del mismísimo Vaticano, ya que por razones pastorales la misa se oficia a las 22.00 horas.

Misa de medianoche en el Vaticano

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

LECCIÓN III

OBJETIVO
Para ejercer el servicio de Lector, es necesario tener en cuenta ciertas recomendaciones prácticas. Por eso, al finalizar la reunión, los participantes en la misma, conocerán tales recomendaciones, lo que permitirá un mejor servicio como proclamadores de la Palabra de Dios.

ORACIÓN BÍBLICA
Lectura: Nehemías 8, 1 7

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres...(Lc 4, 18ss)
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres…(Lc 4, 18ss)

Reflexión:
¿Qué aplicación podemos encontrar en el pasaje leído al servicio que prestamos en la liturgia? ¿Tengo claro que la Palabra de Dios es un mensaje que el mismo Padre envía a sus hijos?
¿Mi forma de proclamar es una ayuda para que el mensaje lIegue a los corazones de los oyentes como Dios lo quiere? O por el contrario, ¿soy indiferente al mensaje que Dios quiere transmitir?

RECOMENDACIONES PRACTICAS PARA EL EJERCICIO DEL SERVICIO DE LECTOR

  1. El LECTOR forma parte de la asamblea litúrgica. Es un servidor Laico que proclama la Palabra de Dios durante la celebración, pero sin ocupar puesto de honor dentro de la misma. Al momento de proclamar la Palabra de Dios, se levanta de su puesto en la asamblea, ojalá lo más cercano al Presbiterio, y se dirige al Ambón. Debe avanzar en forma discreta, evitando ruidos y sin ser motivo de distracción para la asamblea.proclamadores
  2. Permita que quien preside la celebración, además de la Asamblea, se sienten, y cuando haya silencio, empiece a proclamar.
  3. El secreto de un buen lector está en leer despacio, claro y con buen volumen de voz. Considere que nadie lo está apresurando; quizá sean los nervios, nada más. Hay que aprender a dominarlos.
  4. Como previamente ha preparado la lectura, prácticamente debe saber de memoria el título que va a proclamar: “Carta a los Romanos, etc..”. Por eso, la frase del título debe hacerla mirando a la Asamblea. No olvide mirar de vez en cuando al pueblo reunido, pues al proclamar, está comunicando el Mensaje de Dios.proclamadores3
  5. Evite “tics”, posturas incorrectas, balanceos o movimientos que distraigan y las muletillas.
  6. No lea aquello que aparece en rojo. Así, por ejemplo, no diga: “Primera lectura, ni segunda, ni mencione las citas bíblicas”, ni diciendo “salmo”.
  7. No pase la cinta que indica la hoja de un lado a otro. Déjela en un solo lugar.
  8. Al terminar la lectura haga una pausa de tres segundos antes de decir: “Palabra de Dios” No deben usarse frases como “Esto es palabra de Dios” o “Es palabra de Dios” u otras frases. Esto se debe a que el lector se identifica tanto con aquello que anuncia como que el mismo se hace palabra de Dios. Además es fundamental la entonación que se le da: no hacerla como pregunta o en otro sentido.
  9. Es fundamental que exista un instante de silencio entre la primera lectura y el salmo responsorial, para que el mensaje anunciado resuene en el corazón de los oyentes.

El SALMO RESPONSORIAL es una de las principales Aclamaciones que se contiene en la Liturgia. Por eso, se ha de recitar en forma poética o lírica. El ideal es cantar versículo y estrofas. Lo menos indicado es cantar las estrofas y recitar versículos. Lo más aceptable es cantar versículo y recitar estrofas.”proclamadores1

  1. El salmista ha de ser persona distinta a la que proclamó la lectura. De esta forma el salmo es “eco o resonancia que se poco promovida o asisten poco a celebrar, se puede invitar a responder diciendo: “Aclaman la Palabra de Dios, diciendo…” .
  2. Si el versículo de respuesta es demasiado largo, conviene abreviarlo, acordando con el celebrante que la frase tenga sentido. De lo contrario, es mejor dejarlo como está.
  3. Permita que sea la Asamblea quien aclame con el versículo de respuesta, para no estar repitiendo con ella. Si acaso olvida debe recordarle.
  4. Si hay dos lectores para tres lecturas, el mismo que proclamó la primera hará la segunda. La otra persona proclamará el salmo.
  5. El versículo antes del evangelio debe ser leído por el salmista, si hay una sola lectura. Cuando hay dos, lo debe leer quien proclamó la segunda lectura. En el leccionario aparece este versículo o al menos la página donde se encuentra.
  6. Como norma, no se debe leer el término “Aleluya”. Debe dejar que se cante.
  7. No se debe acaparar la proclamación de la Palabra. Hay otros que quisieran tener la experiencia de este servicio.
  8. Importante mantener el Leccionario en buen estado. Se debe proclamar del mismo y jamás de hojas sueltas o Misales populares.leccionario2

ES NECESARIO EL RESPETO PROFUNDO POR LA PALABRA DE DIOS.

COMPROMISO
Revisar nuestras actitudes personales de acuerdo a las recomendaciones para ejercer un buen servicio como Lector. Amar este servicio como lo merece la Palabra de Dios.
ORACIÓN CONCLUSIVA

FUNCIONES Y PERFIL DEL PROCLAMADOR

LECCIÓN II

OBJETIVO
Los integrantes del equipo de Lectores conocerán al finalizar la reunión cómo ejecutar fielmente su función y el perfil humano necesario para desempeñarlas devotamente.

CANTO. LECTURA Y REFLEXIÓN
Canto: “Id y enseñad”
Oración: “Señor, tu nos has llamado a tu servicio, pidiéndonos
prestadas nuestras voces, la inteligencia y los ojos
para proclamar tu Palabra en las celebraciones. Que al
responder a ese llamado seamos fieles a lo que tu quieres
que trasmitamos a los demás. Aumenta nuestra
humildad y sencillez para ser sal y luz de los demás.
Amén.
Lectura: Lucas 4, 16 22
Reflexión
¿Qué aptitud asume Jesús en la Sinagoga de Nazaret?
¿Soy conciente de que su función en ese momento era la de transmitir a la asamblea reunida la Palabra de Dios dada a Isaías?
¿Qué actitud asume la asamblea ante la forma de proclamar del
Maestro?
¿Mi vida, acciones y forma de proclamar la Palabra de Dios, ayudan a la asamblea a entender que es el mismo Dios quien les habla?

El lector debe tener buenas técnicas de lectura al proclamar la Palabra de Dios.
El lector debe tener buenas técnicas de lectura al proclamar la Palabra de Dios.

QUIÉN ES EL LECTOR?
Un LECTOR es un ministro laico que proclama la Palabra de Dios durante la celebración.

La PROCLAMACIÓN es un anuncio solemne, una declaración hecha delante de personas.
Pueden ser instituidos según el rito, para prestar este servicio.

«La Asamblea, sin embargo, necesita de Lectores, aunque no estén instituidos para esta misión. Hay que procurar que hayan algunos laicos, los más idóneos, que estén preparados para ejercer este ministerio. Si se dispone de varios Lectores y hay que proclamar varias lecturas, conviene distribuirlas entre ellos».

RETRATO DE UN BUEN LECTOR
A) Experiencia de Dios
No se trata, por tanto, sólo de una función material de lectura, el Lector debe asumir su función sacramental, ya que a través de su servicio «es Dios mismo el que habla».

Puesto que Proclamar es llegar de viva voz al corazón del oyente, interesa mucho la actitud empática (entrar dentro del otro). La importancia de este servicio radica en que simplemente prestamos a Dios, como lo hacían los Profetas, el cuerpo, el espíritu, la mente y los sentidos, para transmitir lo que Dios quiere decir a su pueblo. Por tanto, el mensaje que transmite el Lector, debe llegar primero a él, entender qué quiere expresar el Señor, para así evitar cambiar el sentido de sus palabras.perfilLector2

B) Conocimientos litúrgicos
La instrucción litúrgica debe facilitar a los lectores una cierta percepción del sentido y de la estructura de la Liturgia de Ia Palabra y las razones de la conexión entre ésta y la liturgia Eucarística.

El Lector, aunque sea laico, presta un servicio propio en la celebración eucarística, servicio que debe ejercer él, «aunque haya otro ministro de grado superior». El Lector debe saber leer bien y entender lo que lee; en este caso litúrgico no lee, sino que proclama.

Un buen lector debe tener buenos conocimientos sobre la Liturgia, para poder desempeñar de buena manera su papel.
Un buen lector debe tener buenos conocimientos sobre la Liturgia, para poder desempeñar de buena manera su papel.

C) Condiciones personales
· Prepárese

Espiritualmente: orando con la Palabra de Dios en las manos.
Litúrgicamente: conociendo y dando razón teológica de cada uno de los signos que giran en torno a la Palabra de Dios: el libro mismo, su cuidado y el trato que se le da, etc.Leccionarios
Técnicamente: adiestrándose en el uso del micrófono y en las reglas de vocalización y dicción.
· No se presente vestido de cualquier manera (traje informal): ni sudadera (menos pantaloneta). ¿Por qué? Por el respeto tan grande que se merece el ser transmisores de la voz misma de Dios.

COMPROMISO
Revisar nuestras actitudes personales de acuerdo a las condiciones personales de un buen Lector. Fortalecer la espiritualidad para que Dios haga sentir su mensaje a de nuestro servicio.

PerfilLector4
ORACION FINAL

FORMACIÓN DEL EQUIPO DE LECTORES

LECCIÓN I

OBJETIVO
Al finalizar el encuentro todos los participantes se han sensibilizado sobre la necesidad de conformar el equipo de lectores y conocerán las funciones y cualidades de cada uno de los miembros de dicho equipo.

Tu Palabra me da Vida
Tu Palabra me da Vida

LA CONFORMACIÓN DEL EQUIPO DE LECTORES

CUALIDADES DE LOS MIEMBROS DEL EQUIPO

Deber ser variado, es decir, debe reunir a los ministros ordenados, religiosos, laicos: mayores y jóvenes casados, y solteros. El espíritu de servicio y colaboración es su nota característica. Es el deseo de servir a la comunidad de los fieles lo que debe mover al lector a participar de las celebraciones de manera activa y conciente. El amor y desinterés, permite que se este buscando siempre el bien de la asamblea, para su mayor crecimiento espiritual.

La verdadera vocación se constituye en el espíritu de la liturgia, ya que se hace no para cumplir sino como una necesidad para que las celebraciones sean una verdadera fiesta, donde todos y cada uno hagan lo que les corresponda.

QUE HACEN LOS MIEMBROS DEL EQUIPO DE LECTORES
Preparan, ensayan y proclaman las lecturas de la Sagrada Escritura, el salmo responsorial, leen las intenciones de la oración de los fieles.

SENTIDO DE LO QUE HACE
El lector, es servidor de la Palabra en la asamblea litúrgica; hace partícipe a los fieles de la misa de la Palabra de Dios y les abre a ellos los tesoros de las Sagradas Escrituras. (IGMR 34). Por el lector, la Palabra de Dios encarna entre los hombres.

¿QUE ES EL EQUIPO DE LECTORES PARA LA ANIMACIÓN LITÚRGICA?
Dentro de lo comunidad celebrante hay personas que animan y ayudan en los diferentes momentos de la celebración. Esas personas podrán realizar mejor su servicio a favor de la comunidad, si constituyen un “Equipo” que no pretende ser protagónico, sino para ejercer un apostolado hermoso y necesarios en la liturgia como es el del Lectorado. Por lo tanto el equipo de los lectores es aquel constituido por un grupo de creyentes que asumen la responsabilidad de prepararse constantemente
para proclamar la liturgia de la Palabra en las celebraciones.

El papel del equipo de Lectores es fundamental en las celebraciones litúrgicas.
El papel del equipo de Lectores es fundamental en las celebraciones litúrgicas.

CONFORMACIÓN
Está presidido por el párroco y el número de integrantes está dado por lo necesidad de cada parroquia de dinamizar la acción litúrgica. Se recomienda que participen personas de los diferentes sectores de la comunidad.

FUNCIONES
Asumen desde el inicio la misión de preparar y Proclamar las lecturas en cada una de las celebraciones, de modo que su voz y sus capacidades expresivas se ofrezcan para que se realice una especial Encarnación de la Palabra de Dios en la asamblea que la escucha.

COMPROMISO PERSONAL
Cada miembro del equipo de lectores hace su compromiso con el firme propósito de cumplirlo.

COMPROMISOS EN EQUIPO

Se ponen en común todos aquellos sentimientos que han surgido del hecho de haber sido escogidos por el mismo Señor para hacer parte de este equipo. Se definen en este momento, la fecha,
el lugar y la hora de la próxima reunión.

ORACIÓN FINAL

ORACIÓN
¡Oh Señor de la Divina Misericordia!.
Tú que nos escoges para formar
parte de este rebaño, en este
día te damos gracias por darnos la
oportunidad de servirte a través de
este misterio al cual nos has llamado.
Prometemos fielmente ser obedientes
a tu voluntad y seguir el
camino que hoy iniciamos. Por
Jesucristo Nuestro Señor que vive y reina, por los siglos de
los siglos. Amén.

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres...(Lc 4, 18ss)
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres…(Lc 4, 18ss)

Canto: Tu Palabra me da vida.
Proclamación : Rom. 12, 4 – 8
Reflexión personal:
¿Soy consiente de los dones que el Señor me ha dado?
¿Los pongo al Servicio de la comunidad?
¿Soy responsable y cumplidor de mis deberes? Los realizo
con alegría?
¿Soy disponible en mi servicio o solo los ejerzo en los momentos
que quiero?
¿Me preparo para realizar el servicio?

LA CORONA DE ADVIENTO

La corona o guirnalda de Adviento es el primer anuncio de Navidad. El Adviento inicia el 30 de noviembre de 2014.

La corona o guirnalda de Adviento es el primer anuncio de Navidad.

La corona de Adviento
La corona de Adviento

La palabra ADVIENTO es de origen latín y quiere decir VENIDA. Es el tiempo en que los cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. El tiempo de adviento abarca cuatro semanas antes de Navidad.

Una costumbre significativa y de gran ayuda para vivir este tiempo es La corona o guirnalda de Adviento, es el primer anuncio de Navidad.

Origen:

La corona de adviento encuentra sus raíces en las costumbres pre-cristianas de los germanos (Alemania). Durante el frío y la oscuridad de diciembre, colectaban coronas de ramas verdes y encendían fuegos como señal de esperanza en la venida de la primavera. Pero la corona de adviento no representa una concesión al paganismo sino, al contrario, es un ejemplo de la cristianización de la cultura. Lo viejo ahora toma un nuevo y pleno contenido en Cristo. El vino para hacer todas las cosas nuevas.

Nueva realidad:

Los cristianos supieron apreciar la enseñanza de Jesús: Juan 8,12: «Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.». La luz que prendemos en la oscuridad del invierno nos recuerda a Cristo que vence la oscuridad. Nosotros, unidos a Jesús, también somos luz: Mateo 5,14 «Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte.”

En el siglo XVI católicos y protestantes alemanes utilizaban este símbolo para celebrar el adviento: Aquellas costumbres primitivas contenían una semilla de verdad que ahora podía expresar la verdad suprema: Jesús es la luz que ha venido, que está con nosotros y que vendrá con gloria. Las velas anticipan la venida de la luz en la Navidad: Jesucristo.

La corona de adviento se hace con follaje verde sobre el que se insertan cuatro velas. Tres velas son violeta, una es rosa. El primer domingo de adviento encendemos la primera vela y cada domingo de adviento encendemos una vela mas hasta llegar a la Navidad. La vela rosa corresponde al tercer domingo y representa el gozo. Mientras se encienden las velas se hace una oración, utilizando algún pasaje de la Biblia y se entonan cantos. Esto lo hacemos en las misas de adviento y también es recomendable hacerlo en casa, por ejemplo antes o después de la cena. Si no hay velas de esos colores aun se puede hacer la corona ya que lo mas importante es el significado: la luz que aumenta con la proximidad del nacimiento de Jesús quien es la Luz del Mundo. La corona se puede llevar a la iglesia para ser bendecida por el sacerdote.

La corona de adviento encierra varios simbolismos:

Significado de la corona de Adviento
Significado de la corona de Adviento

La forma circular: El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.

Las ramas verdes: Verde es el color de esperanza y vida. Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

Las cuatro velas del Tiempo de Adviento.
Las cuatro velas del Tiempo de Adviento.

Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia.

Las manzanas rojas que adornan la corona: Representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal.

El listón rojo: Representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

BENDICIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO

En algunas parroquias o colegios se hace la bendición de las Coronas de Adviento. Si no sepuede asistir a estas celebraciones, se puede hacer la bendición en familia con la siguiente oración:

Señor Dios, bendice con tu poder
nuestra corona de adviento para que, al encenderla, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén.
La bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre esta Corona y sobre todos los que con ella queremos preparar la venida de Jesús.

PROPONEMOS ESTE ESQUEMA SENCILLO PARA ORAR AL ENCENDER LA VELA DE ADVIENTO

Señora Nuestra del Adviento.
Señora Nuestra del Adviento.


PRIMER DOMINGO

LLAMADA A LA VIGILANCIA
ENTRADA.

Se entona algún canto.
Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Acto de Contrición.
Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso ante Dios todopoderoso…

LITURGIA DE LA PALABRA. Lectura del santo evangelio según san Marcos 13,33: “Estén preparados y vigilando, ya que nos saben cual será el momento”. Palabra del Señor. (Breve pausa para meditar)
Reflexión.

Guía: Vigilar significa estar atentos, salir al encuentro del Señor, que quiere entrar, este año más que el pasado, en nuestra existencia, para darle sentido total y salvarnos.

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: Encendemos, Señor, esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene. En esta primer semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.

Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús!. ¡Ven, Señor Jesús!

PADRE NUESTRO
Guia:
Unidos en una sola voz digamos: Padre Nuestro…

CONCLUSION

Guía: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvos. Amén.

SEGUNDO DOMINGO

ENTRADA. Se entona algún canto. Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Acto de Contrición.
Guía:
Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso ante Dios todopoderoso…

LITURGIA DE LA PALABRA.
Lectura de la II carta de San Pedro 3,13-14: ”Nosotros esperamos según la promesa de Dios cielos nuevos y tierra nueva, un mundo en que reinará la justicia. Por eso, queridos hermanos, durante esta espera, esfuércense para que Dios los halle sin mancha ni culpa, viviendo en paz”. Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar

Reflexión
Guía:
¿Qué va a cambiar en mí, en nosotros en este Adviento? ¿ Se notará que creemos de veras en Cristo?

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne…

Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

PADRE NUESTRO.
Guía:
Unidos en una sola voz digamos: Padre nuestro…

CONCLUSION.
Guía:
Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvados. Amén.

TERCER DOMINGO

ENTRADA.
Se entona algún canto. Saludo.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo Y del Espíritu Santo. Acto de Contrición.
Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos: Yo confieso ante Dios todopoderoso…

LITURGIA DE LA PALABRA.
Lectura de la Primera carta a los Tesalonicenses 5,23: ”Que el propio Dios de la paz los santifique, llevándolos a la perfección. Guárdense enteramente, sin mancha, en todo su espíritu, su alma y su cuerpo, hasta la venida de Cristo Jesús, nuestro Señor”. Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar. Reflexión.

Guía: Los hombres de hoy no verán en persona a Cristo en esta Navidad. Pero sí verán a la Iglesia, nos verán a nosotros. ¿Habrá más luz, más amor, más esperanza reflejada en nuestra vida para que puedan creer en El?

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero!. Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

PADRE NUESTRO.
Guía:
Unidos en una sola voz digamos: Padre nuestro…

CONCLUSION.
Guía:
Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.
Todos: Y seremos salvados. Amén

CUARTO DOMINGO

Todos hacen la señal de la cruz.
Guía: “Nuestro auxilio es en el nombre del Señor”
Todos: “Que hizo el cielo y la tierra”

Liturgia de la Palabra:
Primera lectura: Rm 13,13-14 “Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas y borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestios del Señor Jesucristo”. “Palabra de Dios”
Todos: “Te alabamos Señor”.

Segunda lectura: 2 Tes. 1,6-7 “Es justo a los ojos de Dios pagar con alivio a vosotros, los afligidos, y a nosotros, cuando el Señor Jesús se revele, viniendo del cielo acompañado de sus poderosos ángeles, entre las aclamaciones de sus pueblo santo y la admiración de todos los creyentes.” -“Palabra de Dios”
Todos: “Te alabamos Señor”.
Guía: “Ven, Señor, y no tardes.
Todos: “Perdona los pecados de tu pueblo”.

SE ENCIENDEN LAS CUATRO VELAS
Guía:
“Bendigamos al Señor”
Todos hacen la señal de la cruz mientras dicen: “Demos gracias a Dios”.

Humildad y gloria
El Nacimiento de Jesús

Guía: Lectura del Evangelio según San Lucas (2:6-7)
“Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron
los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito,
le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.”
“Palabra de Dios”

Todos: “Te alabamos Señor”.

MEDITACION

La Virgen y San José, con su fe, esperanza y caridad salen victoriosos en la prueba. No hay rechazo, ni frío, ni oscuridad ni incomodidad que les pueda separar del amor de Cristo que nace. Ellos son los benditos de Dios que le reciben. Dios no encuentra lugar mejor que aquel pesebre, porque allí estaba el amor inmaculado que lo recibe.

Nos unimos a La Virgen y San José con un sincero deseo de renunciar a todo lo que impide que Jesús nazca en nuestro corazón.

Tiempo de silencio / Tiempo de intercesión
Padre Nuestro / Ave María.

ORACIÓN FINAL

Derrama Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.

Todos: “Amén”.

EL TIEMPO DE ADVIENTO

I Domingo de Adviento Ciclo B
I Domingo de Adviento
Ciclo B

TIEMPO DE ADVIENTO

La Iglesia, para comenzar el año litúrgico, celebra la llegada de Cristo con una gran fiesta a la cual llamamos Navidad. Esta fiesta es tan importante para los cristianos que la Iglesia, antes de celebrarla, prepara a sus hijos durante el período conocido como Adviento. Ya desde tiempos remotos la Iglesia acostumbra tener esta preparación.

La palabra Adviento, como se conoce este temporada, significa “llegada” y claramente indica el espíritu de vigilia y preparación que los cristianos deben vivir. Al igual que se prepara la casa para recibir a un invitado muy especial y celebrar su estancia con nosotros, durante los cuatro domingos que anteceden a la fiesta de Navidad, los cristianos preparan su alma para recibir a Cristo y celebrar con Él su presencia entre nosotros.

En este tiempo es muy característico pensar: ¿cómo vamos a celebrar la Noche Buena y el día de Navidad? ¿con quien vamos a disfrutar estas fiestas? ¿qué vamos a regalar? Pero todo este ajetreo no tiene sentido si no consideramos que Cristo es el festejado a quien tenemos que acompañar y agasajar en este día. Cristo quiere que le demos lo más preciado que tenemos: nuestra propia vida; por lo que el período de Adviento nos sirve para preparar ese regalo que Jesús quiere, es decir, el adviento es un tiempo para tomar conciencia de lo que vamos a celebrar y de preparación espiritual.

I DOMINGO DE ADVIENTO CICLO B
I DOMINGO DE ADVIENTO
CICLO B

Durante el Adviento los cristianos renuevan el deseo de recibir a Cristo por medio de la oración, el sacrificio, la generosidad y la caridad con los que nos rodean, es decir, renovarnos procurando ser mejores para recibir a Jesús.

La Iglesia durante las cuatro semanas anteriores a la Navidad y especialmente los domingos dedica la liturgia de la misa a la contemplación de la primera “llegada” de Cristo a la tierra, de su próxima “llegada” triunfal y la disposición que debemos tener para recibirlo. El color morado de los ornamentos usados en sus celebraciones nos recuerda la actitud de penitencia y sacrificio que todos los cristianos debemos tener para prepararnos a tan importante evento.

La familia como Iglesia doméstica procura reunirse para hacer más profunda esta preparación. Algunas familias se unen para orar en torno a una corona de ramas de hojas perennes sobre la cuál colocan velas que van encendiendo cada domingo. En otros lugares se elabora un calendario en el cuál se marcan los días que pasan hasta llegar al día de Navidad. En algunos países, como México, familiares y amigos se reúnen para celebrar las Posadas rezando el rosario, recordando el peregrinar de María y José para llegar a Belén. En todas estas reuniones el sentido de penitencia y sacrificio se enriquece por la esperanza y el espíritu de fraternidad y generosidad que surge de la alegría de que Dios pronto estará con nosotros.